Tarta de chocolate blanco y mango en simples pasos

Sin horno: Tarta de chocolate blanco y mango en simples pasos

Los postres saludables están de moda y a este no podrás resistirte.

Esta tarta de chocolate blanco y mango casera es tan exquisita como sencilla de preparar con la receta que te compartimos más adelante.

Refrescante, original y deliciosa, esta combinación de acidez y dulzor sorprenderá hasta el comensal más exigente. Además es tan sencilla que ni siquiera lleva horno.

Ideal para el momento del postre pero también del té, esta tarta de chocolate blanco y mango une los beneficios nutricionales con los gustos para los golosos. 

A nivel nutritivo, el delicioso y jugoso mango es una fruta tropical rica en fibra con bajo aporte calórico. Contiene tan sólo 65 calorías cada 100 gramos y aporta potasio, magnesio, vitamina C y vitamina A. 

En cuanto al chocolate blanco, aunque tiene mala fama por su cantidad de grasa, esto tiene que ver en realidad con la calidad del producto. Si evitamos los hidrogenados y seleccionamos los de mejor calidad encontraremos que este alimento contiene vitamina A, hierro, potasio, zinc y magnesio.

Además es sumamente rico en calcio, ya que en tan sólo 100 gramos tiene  270 miligramos de calcio. 

Ingredientes

Para la base

 Para el relleno

 Para la tarta de chocolate blanco

Serán necesarios dos moldes redondos diferentes: uno de 16 centímetros de diámetro y otro de 18. O bien un aro adaptable para tartas. 

Preparación

Para comenzar se realiza el mousse de mango que irá de relleno de la tarta. Lo primero que hay que hacer es poner la gelatina a hidratar en agua fría. 

Luego, en un bol batir la crema de leche y el azúcar hasta que esté espumosa o “semimontada“, apartar la mezcla y reservar. 
 
Retirar la piel y el hueso del mango y triturar la pulpa con batidora o mixer. Luego, calentar el jugo de la naranja en el microondas y agregar la gelatina, mezclando con una cucharita hasta que se disuelvan los dos ingredientes uno con otro.

Más tarde habrá que verter sobre el mango triturado este mezcla y asegurarse de que quede completamente integrado, revolviendo lo necesario. 

Incorporar una cucharada de la crema reservada en la heladera a la mezcla y remover. Cuando se hayan integrado los ingredientes, incorporar el resto de la crema semimontada con movimientos envolventes y suaves. 

Verter en el molde de 16 centímetros de diámetro y llenarlo con un grosor de 1,5 centímetros de altura y automáticamente llevar al freezer.

Mientras tanto, prepararemos la base.

Triturar las galletitas hasta que queden bien molidas con ayuda de un mixer o batidora. 

Añadir la manteca y el cacao, no sin antes tamizarlo. Luego, mezclar todo con una espátula hasta que quede integrado de forma homogénea. 

Colocar en el molde de 18 centímetros y aplastar la mezcla hasta que quede sobre la base presionando suavemente con una cuchara para repartirla bien. Luego, darle 15 minutos en la heladera.

Para la tarta de chocolate blanco hidratamos la gelatina en agua fría y mientras tanto, añadimos al chocolate blanco en trozos o chips, 5 cucharadas de crema. 

Habrá que derretir los dos ingredientes a baño maría o en el microondas a intervalos de 30 segundos parando para revolver cada vez y que no se queme. 

Cuando esto esté totalmente fusionado y derretido se incorpora la gelatina y se revuelve con una cucharita hasta disolverla del todo. 

Dejar que tome la temperatura del ambiente. 

Entre tanto, batir un poco la crema de leche en un bol y agregar el azúcar con vainilla y seguir batiendo un poco más, hasta que esté “semimontada“ o esponjosa. 

Es importante que no quede completamente montada. 

Añadir de a poco el chocolate blanco a la crema mientras batimos a baja velocidad para que quede todo integrado. 

Llega el momento de verter una fina capa del chocolate sobre la galleta. 

Ahora habrá que desmoldar la preparación con mango que estará congelada y colocarla cuidadosamente lo más centrada que sea posible sobre el chocolate blanco que está sobre la base en el molde grande. 

Luego, se termina de rellenar con el chocolate blanco cuidadosamente y se cubre con papel film. 

Se lleva a heladera por unas 6 a 8 horas. 

Para decorar se puede usar frambuesas, hojas de menta o líneas de chocolate blanco cruzadas con chocolate negro hechas con estos chcolates derretidos por separado y esparcidos formando líneas con una cuchara. 

También queda muy lindo hacer “virutas de chocolate“ o rulos de chocolate para decorar. Te dejamos un video fácil para que puedas dejar volar tu imaginación y ¡a disfrutar!

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias