Magdalenas de polenta y limón

Sin azúcar: Magdalenas de polenta y limón

Merienda saludable y deliciosa en unos pocos pasos.

¿Magdalenas de polenta y limón? ¡Claro que sí! No sólo es una combinación posible sino una exquisitez que además, no tiene azúcar y son facilísimas de preparar. Hoy te compartimos una receta tan sencilla como rápida de hacer.

La polenta fue durante años la base de la alimentación de los campesinos en Europa, pero con el tiempo, se popularizó su uso para preparaciones dulces por sus beneficios como el aporte de proteína, fibra, vitamina A, carbohidratos complejos, su bajo contenido de grasa, entre otras virtudes.

Esta receta reúne estas cualidades nutricionales, pero además no contiene azúcar y suma los beneficios nutricionales del limón: vitamina C, A, fibra, calcio, magnesio, fósforo y potasio. 

Todo ello lo hace una preparación perfecta para compartir en una merienda familiar o desayuno, e incluso, convocar a la cocina a los más pequeños, para prepararlas en familia. 

Ideal para cuidarse con la cantidad de calorías y también, para diabéticos. 

¿Vamos con la receta de este manjar tan original como saludable?

Ingredientes: (para 12 magdalenas aproximadamente)

 
Preparación

Para comenzar se precalienta el horno a 200º C y entretanto, se baten los huevos con un batidor de mano o mixer hasta que aumenten mucho de volumen. 

Luego, se agrega el aceite junto con la leche o yogur natural, el edulcorante y la ralladura de limón sin dejar de batir para que quede todo integrado. 

Se agrega en este punto la levadura mezclada con la harina y luego, se añade la crema removiendo hasta que no queden grumos. La textura que debemos obtener debe ser espesa por lo cual habrá que añadir o no un chorro de leche en este punto según la consistencia obtenida. El punto exacto es comparable al de una salsa blanca. 

Llega el momento de repartir en moldes para muffins la mezcla. Rellenar no hasta arriba sino ? porque la masa crecerá, aunque no tanto porque no contienen azúcar. 

Se hornean 15 minutos en la parte media del horno completamente encendido a fuego fuerte, y si es horno eléctrico, 250º C aproximadamente. 

Retirar del horno y dejar enfriar. Como plus, se pueden aromatizar con unas gotas de esencia de vainilla en vez de ralladura de limón o sumar ambos aromatizantes. También quedan exquisitas con ralladura de cáscara de naranjas. 

Al servirlas se las puede espolvorear con un poco de azúcar impalpable y decorar con rizos de cáscara de limón. 

¡A disfrutar en familia!

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias