Flan de café

Sin azúcar: Flan de café ¡en simples pasos!

Sin lactosa, sin azúcar y sin horno: el flan de café que no vas a poder parar de hacer.

Para los fans de los postres diferentes llega una receta de flan de café que lo tiene todo: es práctica, se hace velozmente -es decir que nos saca del apuro ante invitados imprevistos o planes espontáneos- y además es delicioso. 

Además, no tiene lactosa, algo ideal para quienes no la toleran o quieren comer más liviano y digerible. 

Por supuesto, respeta la esencia de la tradicional receta del flan. Ese sabor atemporal que jamás pasará de moda, pero claro, las adaptaciones infinitas que tiene la receta básica son inevitables por los distintos gustos y toques personales de cada uno. 

En este caso, este flan de café es tan fácil como práctico y los amantes del café siempre quedan agradecidos con su delicioso sabor hecho flan. 

Además de original, suma todos los beneficios del café que contiene vitaminas B2, B5, manganeso, potasio, magnesio, niacina y es un poderoso antioxidante. 

Ingredientes

Preparación

Comenzamos preparando el caramelo sin azúcar: para eso mezclamos los ingredientes en una olla hasta tener una mezcla homogénea y luego, introducimos al microondas durante máximo 3 minutos. 

Es vital remover cada 30 segundos para que no se queme. Se puede añadir recién ahí el endulzante de stevia. Con ese caramelo bañamos los moldes individuales y apartamos para que se enfríe. 

Para preparar el flan, se mezcla en un bol los huevos, el endulzante stevia, y a la vez calentamos en una olla la leche de almendras con el café. 

Cuando tengamos esa mezcla caliente se agrega el agar-agar y se remueve por dos minutos, sin que llegue a romper en hervor. 

Esta especie de gelatina natural colabora a que se espese la mezcla y le dará así una estructura firme al flan. Incorporar la vainilla al mismo tiempo que el agar-agar, aunque es opcional. 

Apagamos el fuego y seguimos revolviendo por tres minutos más hasta ver que la mezcla quede bien homogénea.

Ahora se mezclan los contenidos de los dos recipientes y esa mezcla final es la que irá a los moldes. Y al cabo de unas horas de heladera, cuando tengan la consistencia suficiente ¡a disfrutar el flan de café más exquisito que hayas probado!

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias