Banana

Banana mongee, ¿se puede comer la cáscara?

Los avances tecnológicos no paran de sorprendernos.

Cada día, nuevas idea e inventos están a la orden. Incluso la gastronomía y la comida no escapan de esto. Los científicos se encargan de encontrar maneras de hacer grandes cosas de cara al futuro. En este caso, crearon un cambur o banana de cáscara completamente comestible.

Verdaderamente increíble

Todos hemos sido víctimas de la curiosidad. Al comer un cambur, en algún momento hemos sentido curiosidad de conocer el sabor de su capa protectora. Por lo cual sabemos que su sabor no es precisamente agradable. Pero esta situación se acabó, gracias a un grupo de investigadores japoneses que crearon el primero cien por ciento comestible.

La invención se acredita a la organización D & T Farm que, tras largas experimentaciones, dio con el hallazgo. Se trata de la mongee banana. Mongee es un término nipón que significa “increíble”.

Para hacer esto posible, los científicos se han apoyado en una manipulación del ADN del fruto, debido a las características ambientales en las cuales crece, que normalmente son climas tropicales y húmedos. El equipo logró cambiar esto para hacer posible su siembra en zonas mucho más frías; utilizaron un método de congelación de la planta a menos de 60 °, para ser sembrado luego de su descongelación.

Esto también ha acelerado el proceso de crecimiento del cambur, que normalmente necesita de unos dos años entre la plantación y la aparición del producto amarillo. La mongee requiere apenas de cuatro meses.

Dulce cáscara

Sin dudas, el principal atractivo del descubrimiento es que se pueda consumir toda la fruta. Esta posee un sabor mucho más dulce que la convencional, puesto que contiene más azúcar (24,8 g) que un cambur normal (18,5 g), lo que hace que su textura sea más pegajosa y su aroma más intenso.

En cuanto a la cáscara, es mucho más fina. Y aseguran que su sabor es muy agradable al paladar, con notas dulces y tropicales menos intensas que la pulpa de la banana. Esto se ve como una ventana a la ingesta de las interesantes propiedades de la misma, pues expertos argumentan que es excelente fuente de vitaminas y minerales.

Curiosamente, alcanza su punto óptimo en el momento en que pequeñas manchas marrones aparecen; contrario a la banana normal, que cuando estas se observan ya está en maduración avanzada.

Por los momentos, el único inconveniente es su disponibilidad y su precio. Cada unidad tiene un costo de 648 yenes, equivalentes a casi 6 dólares. Esto se debe a que apenas se cosechan 10 bananas mongee a la semana. D & T Farm estudia actualmente las maneras de masificar el proceso y hacerlo más sustentable.

Ahora los amantes de esta rica fruta podrán disfrutarla en un futuro sin verse obligados a desperdiciar ni un solo gramo de sabor.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias